Comentarios.

Los comentarios serán moderados antes de su publicación.

Cómo buscar información.

Para acceder a la información de un curso en concreto buscad la etiqueta sobre el tema que os interese. El apartado de etiquetas está en la barra izquierda de la pantalla.

lunes, 15 de marzo de 2010

La familia y la infancia en la Antigua Roma.


L
a familia romana estaba constituida por los padres, hijos, demás parientes, esclavos y otras personas sometidas a la autoridad del pater familias (el padre).

En las familias de carácter patriarcal el pater o dominus era a la vez una especie de soberano absoluto y de pontífice máximo. Tenía derecho de vida y muerte sobre sus siervos e incluso sobre sus hijos (filius) a los que, para distinguirlos de los esclavos, se les llamaba liberi. El padre también realizaba los sacrificios rituales en honor de los dioses familiares (Lares y penates)

Cuando nacía un niño en un hogar romano, la comadrona lo depositaba en la tierra, si su padre lo tomaba en sus brazos era señal de que lo reconocía como hijo legítimo, si en cambio, le volvía la espalda y no lo levantaba, el recién nacido era abandonado a la puerta de su casa.

Pasados ocho días para las niñas y nueve para los niños tenia lugar la
lustratio, acto de la purificación, ante el altar doméstico, se colgaba de su cuello un pequeño estuche (bulla) con amuletos pare darle suerte y se le imponía un nombre. Este constataba normalmente de tres nombres: el nombre personal (praenomen), apellido o nombre de la familia (nomen), y un sobrenombre (cognomen). Estos últimos derivan de alguna particularidad física, espiritual o moral o los de algún antepasado. En el caso de las niñas, éstas sólo recibían el nomen familiar (todas las mujeres de la gens de los julios se llamaba jJulia, todas las de los cornelios se llamban Cornelia, etc.).

Pero esto solo podía ser perpetuado por la descendencia masculina, por eso a los padres sin hijos varones, la ley les permitía adoptar al hijo de otro y que éste llevara su nomen.

Los niños vestían una túnica corta de lana o lino con un cinturón, y sobre ella una
toga praetexta (que curiosamente se reservaba también para los senadores y los más altos cargos de la magistratura) bordada de púrpura que se cambiaba por la toga de los ciudadanos al llegar a los 17 años.

Muchacho romano con toga praetexta y bulla.

Jugaban a juegos como construir casitas, pares y nones para distraerse. Imitaban a los soldados y jugaban a ser magistrados, jueces... Otras veces a caballos, pelota cara o cruz etc.

Niños jugando.

En la roma de los principios eran los padres los encargados de la
educación. La madre les enseñaba a leer y a hacer cuentas. El padre les orientaba y educaba en los deberes cívicos.

Pero una vez empezaron los contactos con Grecia la educación empezó a ser más compleja. Por ello la mayoría tenía un maestro para sus hijos, generalmente griego, o las enviaban a la escuela.


Había varios grados en la enseñanza. En el primero bajo la dirección de maestros elementales, el niño aprendía a leer, escribir y a hacer operaciones aritméticas.

El sistema educativo se basaba en el lema “la letra con sangre entra”y por eso el profesor y utilizaba frecuentemente una palmeta para castigar a sus alumnos.

Terminados los estudios elementales comenzaba la educación media. Aprendían literatura, historia, geografía, física... pero las disciplinas más importantes eran las relacionadas con la gramática y la oratoria, para estar más preparado para las luchas políticas de la ciudad.

2 comentarios:

  1. gracias a dios estamos en el siglo 21 .

    ResponderEliminar
  2. Sí, afortunadamente, las cosas han cambiado bastante durante los últimos siglos.

    ResponderEliminar